Tal vez no le gustas tanto


Este artículo se lee en: 2 minutos

– Quizá me llamó y no recibí el mensaje, o tal vez murió su abuelita o lo interceptaron unos alinígenas y se lo llevaron a…
-O quizá no te llamó porque no te quiere volver a ver.

Me confieso amante de las chickflicks y seguramente muchas de nosotras vimos la película “He’s just not that into you“. Si no la vieron, es así de simple, cuando un hombre no te llama, no te busca y se comporta como si les importaras un carajo, realmente le importas un carajo.

Y es lo mismo del otro lado de la trinchera. Muchas veces, nos encontramos con este maravilloso ser humano que te procura, te hace sentir preciosa, te quiere, te busca para algo más que coger a media noche saliendo de la fiesta y simplemente no sientes ese camión pasándote por encima cada que escuchas su voz, ni sientes ese calorcito en el estómago o algún indicio de que puedan congeniar en un futuro…

¿Y qué hacemos?

En el mejor de los casos, lo hablamos con la persona en cuestión y como si fuéramos personajes de la Rosa de Guadalupe le pedimos que “no se enamore de nosotras porque no va a pasar nada” o lo mandamos directito a la friendzone.

En el peor de los casos, sacamos a la todosmíos que llevamos dentro y dejamos que el pobre personaje llene nuestra vida con detalles, cariño, amor y acciones dignas de un galán de película, sin importarnos sus sentimientos y todo con tal de tener nuestro ego por los cielos. Querida, te tengo un spoiler alert: Todo se regresa.

¿Pero qué pasa cuando nosotras somos a las que friendzonean? Se vale arrastrar, se vale chillar, mentarle su madre y se vale sufrir poquito, pero lo que no se vale es vivir en el drama y por lo tanto seguir insistiendo como la aferrada de secundaria que llevas dentro. Se necesita tener estómago para permanecer en donde no te quieren nomás por sentir que le importas a alguien y es una brutalidad y un golpe bajo al autoestima. ¿Estás segura de que es lo que mereces o necesitas?

Platicaba con una amiga y ella asegura que uno puede elegir de quién enamorarse. Yo creo que eso de la evolución no pasó por mi vida, porque simplemente lo he intentado y nomás no y al final dos personas salen lastimadas y sin ganas de intentarlo otra vez. Da mucho coraje que llegue un keeper y no pase nada aunque le eches todas las ganas del mundo y trates de construir cosas con él y simplemente, no, no es él y el aprecio nunca se convertirá en amor. Con ganas de gritarle a tu cerebro ¿Sí estás viendo lo que nos vamos a perder pendejo?

Gracias a los corazones rotos y a la vida, he aprendido que debemos aceptar que, nadie escoge de quién se enamora y  de quién no hacerlo. Así que deberías aceptar que no te escogieron y que no es tu culpa ni la suya. No existe el “de lo que se va a perder porque soy un mujerón” porque no dudo que sí lo seas, pero no te has puesto a pensar que ¿Tal vez no le gustas tanto?

Y quizá el final feliz será seguir intentándolo todas las veces posibles sin drama de por medio y nunca perder la esperanza. Quién quita que un día, escojas finalmente a quien te escoja y… ya.

 

 

Comentarios
Lol Béh Vargas
No soy buena para las biografías.

Me gustan los chistes crueles, los tacos al pastor y dormir con mi perra de 43 kilos cuando hace frío.
Lol Béh Vargas

No soy buena para las biografías. Me gustan los chistes crueles, los tacos al pastor y dormir con mi perra de 43 kilos cuando hace frío.