Te hace falta coger más


Este artículo se lee en: 2 minutos

Al mundo no le afectaremos en su masa ni en su rotación si de pronto las mujeres producimos más endorfinas con el sexo y decidimos follar con los amigos o las amigas que más nos gusten; algo así me dijo el último chico con el que tuve una cita y por supuesto, me acosté.

“…y es que las mujeres se dividen en 2 grupos, principalmente” -continuó él-, “el primer grupo son las que sin tapujos disfrutan de su sexualidad; el segundo grupo,  son las que se detienen porque en el fondo quieren escuchar la promesa de amor, de fidelidad y ondas que no van a suceder si antes no hay sexo (…) los hombres somos seres básicos que necesitamos del sexo como principio, no importa cuántas veces saldremos con ella, en nuestra mente le estamos haciendo el amor..la conexión nace en ese punto y luego surge la admiración, las ganas de estar por estar con esa persona”.

Llegamos en un momento, después de los 30, donde difícilmente logras “conectar con alguien” y quedarte con esa persona hasta que termine. En fin, pienso que el tiempo es ridículamente breve y que me ha caído el veinte; me gusta el sexo, ¡Joder! y lo voy a disfrutar con precaución. Me encantan los hombres y he conocido a seres tan fantásticos que quisiera probarlos a todos, ¡ñam!.

Y que conste que no estoy negando la posibilidad de conectar con alguien al punto de que ninguno necesite buscar a nadie más; me pasó y sé que volverá a existir. Cuando coincida con ese ser, asumiré la monogamia como quien delicadamente se recuesta en un paño con alfileres ocultos, pero, ¡qué importa! todo sea por volver a sentir esa clase de amor que es de dos, vale la pena.

Pero insisto, lo palpable, es que a mi parecer, -hombres y mujeres-, somos bestias con apetito de placer; lo codiciamos pero, las mujeres debemos reservarnos el pudor que nos brinca por ese ser cuasi metafísico que se oculta por debajo de máscaras; es el príncipe azul que ni nos mira porque es homosexual.

Una querida amiga me preguntó sobre qué podía hacer para verse más bonita y delgada. Yo le respondí: “Te hace falta coger más”, eso.

Comentarios
Karla Cerecero
Antropóloga y mercadóloga. Exploradora de la vida y cositas del más allá.

Antropóloga y mercadóloga. Exploradora de la vida y cositas del más allá.