Te perdono pero no se me olvida


Este artículo se lee en: 1 minuto

La primera vez, fue mi papá.

Papá, no es que te odie, pues tu sangre corre en mí y por tu esfuerzo de darle placer a mi mamá: estoy aquí. Gracias.
Te perdono.

Tu cara de demonio
Tu violencia
Tus caricias a golpes
Tu olor a alcohol
Tus tantas mujeres
Tus cigarros mojados
Tus armas
Tu anillo en el dedo meñique
Tus Navidades lúgubres
Tu ausencia casi eterna en lo que llevo de vida

No te culpo, no tuviste ejemplo paterno, no tuviste cariño… Tuviste vacío y eso es lo que sólo podías dar.

Dicen que perdonar es olvidar… Pero no.

No se me olvida.

Me rehuso a olvidar, porque sólo así me contengo en los momentos de ira para no ser como tú.

Comentarios
Ari Cuadros
Mamá soltera por elección, diseñadora, alma de detective, impaciente, perfeccionista, análitica y..... lo demás es secreto.
Etiquetas:
Ari Cuadros

Mamá soltera por elección, diseñadora, alma de detective, impaciente, perfeccionista, análitica y..... lo demás es secreto.