“Todos los hombres son iguales”… de maravillosos


Este artículo se lee en: 3 minutos

 

Conozco a un hombre que se levanta todos los días muy temprano para salir a trabajar, porque aunque está cansado, su deber –autoimpuesto- es más fuerte y no quiere rendirse.

Conozco a un hombre que le hace masaje en los pies diario a su mujer solo porque ella está muy consentida –por él- y siempre llega cansada; aunque él esté más.

Conozco a un hombre que venció al cáncer y que es tan alegre y optimista que se la pasa sonriendo inyectando alegría a todos quienes lo conocen.

Conozco a un hombre, muy joven, que sale a trabajar cada día para pagarse su escuela porque su mamá lo abandonó porque el hombre con el que ahora ella vive no lo quiere en casa.

Conozco a un hombre que reza todos los días para pedir por cada uno de los que conforman su familia; pero reza de rodilla, a pesar de sus 90 años a cuestas que le impiden caminar sin bastón.

Conozco a un hombre que solo quiere llegar temprano a casa para bañar a sus hijas, darles de cenar y leerles el cuento diario.

Conozco a un hombre que era tan devoto hacia su novia que le cargaba el monedero bajo el brazo con tal de que ella no se incomodara. Y lo abandonaron.

Conozco a un hombre que cuando no traía dinero no lo dejaban entrar a su casa.

Conozco a un hombre que invariablemente le llama “Nena” a la lindísima novia y solo tiene un tono: amable.

Conozco a un hombre que se disculpa cuando se equivoca y que no tiene miedo de llorar frente a los demás.

Conozco a un hombre que se levanta temprano a entrenar cada día y sigue su dieta a diario solo porque quiere estar sano para las dos mujeres de su vida: sus hijas.

Conozco a un hombre que no tiene pena de pedir direcciones en la calle a los extraños.

Conozco a un hombre que levanta la voz ante las injusticias, así sean que uno se metió en la fila del banco…. Y además, se pone a organizarlos a todos cuando el gerente anda en la baba.

Conozco a un hombre que estudia una maestría, un diplomado y un curso al mismo tiempo y aun así se toma el tiempo de salir con una vieja amiga y le invita dos botellas de vino mientras hablan de cosas que solo ellos saben.

Conozco a un hombre que escribe y escribe y escribe a escondidas porque su mamá odia que se quiera dedicar a ser escritor. Pero él no se rinde y sabe que ese es su camino.

Conozco a un hombre que no sabe cocinar nada pero que para ayudar a su esposa siempre se ofrece a lavar los trastes.

Conozco a un hombre que a pesar de siempre andar de fiesta, lo primero son sus hijas y no falla en darles lo que puede, aunque ande estresadísimo.

Conozco a un hombre, el de los masajes de pies, que siempre está dispuesto a preparar desayunos, comidas y cenas porque nunca entendió de qué se trataba eso de “la mujer está para servirte” y no le importan los comentarios ácidos de los que sí aplican la frase.

Conozco a un hombre que por su familia y a pesar de estar un poco enfermo, anda manejando un tráiler, dejando entregas a deshoras y durmiendo, en ocasiones, en la cabina.

Conozco a un hombre que es tan generoso que cada vez que compra boletos de lotería, regala un cachito a todos los que lo acompañan en ese momento. “Dividir para multiplicar”, dice él.

Conozco a un hombre que le dio a su sobrina de 8 años un libro de poemas que cambió su vida y le provocó, desde ese momento, un amor absoluto por la literatura.

A ellos, gracias por estar en mi vida.

Es por ellos que sé que no es verdad que los hombres son infieles, mentirosos, groseros, machos, flojos, fodongos o todo eso que dicen las canciones de Paquita… estos hombres –padre, abuelo, hermanos, esposo, concuño, primo, amigos, tíos y hasta alumnos- y muchos más, son los que me permiten entender que la vida es mejor porque existen y que gracias a ellos nunca he sentido la necesidad de liberarme, porque libre ya soy y ellos me acompañan en mi libertad.

 

Comentarios
Luna on FacebookLuna on Twitter
Luna
Radical. Sectaria. Atea. Inconforme. Rebelde e incansable. Amo los cambios, pero me enamoro para siempre.Creo muchos requieren protección de sí mismos y los demás deberíamos de huirles. Feminista; harta de andar explicando que se busca la igualdad y que el feminismo también defiende los derechos de los hombres a romper estereotipos. Amo el México que se construyó por siglos, pero que los mexicanos de hoy estamos destruyendo, así que mi anhelo es irme lejos. Trabajo arduamente, aunque ellos hacen como que me pagan. Aun así, soy feliz. Despierto a diario junto a alguien que disculpa todos mis defectos y que me hace sonreír solo con respirar. Nunca me haré millonaria; pero, rica, ya soy.
Luna

Radical. Sectaria. Atea. Inconforme. Rebelde e incansable. Amo los cambios, pero me enamoro para siempre.Creo muchos requieren protección de sí mismos y los demás deberíamos de huirles. Feminista; harta de andar explicando que se busca la igualdad y que el feminismo también defiende los derechos de los hombres a romper estereotipos. Amo el México que se construyó por siglos, pero que los mexicanos de hoy estamos destruyendo, así que mi anhelo es irme lejos. Trabajo arduamente, aunque ellos hacen como que me pagan. Aun así, soy feliz. Despierto a diario junto a alguien que disculpa todos mis defectos y que me hace sonreír solo con respirar. Nunca me haré millonaria; pero, rica, ya soy.

Tal vez te gustaría leer