Transformar el dolor y el odio en algo positivo…


Este artículo se lee en: 3 minutos

El cantautor Ed Sheeran recibió a principios de año 4 premios Grammy, siendo el máximo ganador de estas preseas. Al recibir el último, comentó: “Quiero agradecer a mi ex novio, por haberme roto el corazón, pues sin él, esto no hubiera sido posible”.

Ed Sheeran, al igual que Adele y Paty Cantú, se inspiraron en una terrible ruptura amorosa para escribir sus sentimientos y transformarlos en bellas canciones y melodías que se conectaron con muchísima gente alrededor del mundo.

En una ocasión me tocó hacer una entrevista a la española María Juncal, una bailarina de flamenco, reconocida a nivel Internacional como la mejor, quien hacía una gira en México expandiendo esta cultura que tanto ama. Dentro de todos sus viajes, proyectos que emprendía con entusiasmo y ya que yo venía de una ruptura amorosa, me pareció coherente preguntarle “¿y para el amor? ¿tienes tiempo?”. Ella respondió que había atravesado recientemente también por una separación muy dolorosa con un coreógrafo, sin embargo, enfocaba toda esa energía desahogándola en el baile y sus proyectos personales.

¿Otro ejemplo? La fotógrafa francesa Sophie Calle, quien realizó a principios de año también una exposición en México, recibió una carta de pseudo-despedida de su enamorado, misma que le causó dolor, pero convirtió en el proyecto “Cuídese mucho (Prenez soin de vous)”, en donde, a partir de aquélla carta, 107 mujeres dieron una interpretación a la despedida, y ella lo expresó en fotos y videos, declarando para la revista Cuarto oscuro que no se trataba de una venganza: “mi método es utilizar momentos de mi vida como un motor para hacer una obra. Me hace tomar distancia con el hecho, porque inmediatamente empiezo a trabajar. Fue así como tomé distancia de aquella ruptura”.

Recuerdo también un curso que tomé durante la universidad, un taller llamado “Young creatives”, sobre publicidad, donde me enamoré de un concepto, de un slogan, de un comercial. El brief era simple: los autos de esta agencia buscaban cambiar los motores comunes por los de diesel, que eran más “amigables” para el medio ambiente. El cliente decía: “odio los motores anteriores”. Tomando esto como base, los publicistas diseñaron un jingle muy pegajoso, pero también un slogan muy bueno: “Hate something. Change something. Make something better”.

También, la última vez que estuve en un lugar que me encanta, saqué una runa. Las runas, si bien son consideradas como artículos de adivinación, las he tomado, gracias a la persona que habita en este sitio, como un mensaje para mí misma, una enseñanza, una reflexión. Le explicaba a una amiga que es “como si tomaras un libro de OSHO o de cualquier otro filósofo, incluso la Biblia, y pusieras el dedo en una página al azar, lees esa frase, reflexión o enseñanza y la aplicas a tu vida, siempre existe algo que puedas aplicar”.

En esta última ocasión me tocó la runa llamada Algiz, y su interpretación decía algo como: “Es importante no dejarse arrastrar por las emociones, ya sean de euforia o de depresión. (…) La batalla siempre es con el yo. (…) Si te encuentras en una situación de dolor, observa ese dolor, permanece con él, no intentes correr el velo y escapar de la vida negando lo que sucede. Progresarás, saber eso es tu protección”.

El odiar algo o el sufrir por algo crea también bastante energía que, bien enfocada, puede cambiar no sólo tu vida, sino las de los demás. Todos hemos tenido esos sentimientos tan básicos: tener hambre, deseo sexual, amar, odiar, sufrir, gozar… Y podemos conectarnos con los demás a través de esto. Lo básico es que todos somos seres humanos, tenemos la capacidad de conectarnos, crear, soñar y cambiar las cosas.

Tal vez no podemos cambiar lo que sentimos, pero podemos enfocarlo hacia algo mejor. Es por eso que escribo y que soy a veces tan dedicada al trabajo, no tengo qué perder y si puedo llegar a una sola persona o ayudar con mis palabras a una sola persona, me doy por bien servida. A estas alturas de mi vida, recién habiendo cumplido años, sólo quiero ayudar, amar, crear y ser feliz, si en esta transición puedo hacer feliz a alguien más, aunque sea por un instante, habré cumplido mi meta.

Comentarios
Gin Caballero
Amante del arte en todas sus facetas, noctámbula, cafeinómana, enamorada del amor, emocional, inteligente, lógica y valemadrista... Viviendo el aquí y el ahora...
Azul de luna

Amante del arte en todas sus facetas, noctámbula, cafeinómana, enamorada del amor, emocional, inteligente, lógica y valemadrista... Viviendo el aquí y el ahora...