Una mujer en la lucha: Thunder Rosa…¡Orgullo Mexicano!


Este artículo se lee en: 5 minutos

11099650_1791618954397941_3596020626196397977_nEs complicado hablar de una persona sin conocer su historia. Como escritor, es importante buscar dentro de todos los esquemas algo que te saque de ese cotidiano que en ocasiones llama al aburrimiento, al tedio. Superluchas, abrió definitivamente una nueva etapa en mi vida. El conocer, trabajar y leer todos los días a grandes compañeros expertos en la materia, me convenció que no soy la única persona que ama este hermoso deporte que es tan poco valorado y tan bello como pocos.

El mundo de la lucha libre se encuentra rodeado por muchos personajes fantásticos. En nuestro país tenemos tantos “héroes nacionales” como enormes leyendas como El Santo, Blue Demon, El Rayo de Jalisco y El Perro Aguayo por mencionar a los más conocidos; sin dejar de lado a esos enormes personajes que en cada vuelo y en cada llave dejan más que la vida; dejan con cada gota de sudor una pequeña parte de su mundo, una enorme parte de su personalidad.

Cuando salimos de casa; cuando dejamos nuestra tierra por cualquier razón, tratamos de aferranos a nuestras raíces de cualquier forma y por cualquiera de los medios existentes tratamos de mantener a nuestro alter ego vivo en un mundo que nos exige evolucionar para mimetizarnos con el entorno.

Los mexicanos en el extranjero viven una lucha continua por ese mimetismo. Viven en una lucha continua por sobresalir en muchos países alejándose lentamente de los preceptos dictados por la terrible presencia de los estereotipos.

Thunder Rosa, una luchadora mexicana en el extranjero por fin ha cumplido con ese sueño de mimetizarse con un entorno tan aguerrido como su espíritu mismo. Creó un alter ego a la altura digna de cualquier mexicano, donde la picardía y la genialidad son dos partes de una fórmula tan exitosa como cada uno de los lances. Socióloga de profesión, encontró en la lucha libre una forma de inspirar a la gente a perseguir imposibles y como mujer, como parte de ese estúpido estereotipo de presencia en la sociedad, Thunder Rosa intentó como parte de un “proyecto académico fallido” encontrar una razón más del porqué la sexualidad juega un papel tan importante en un deporte de un contacto brutal, siempre, a dos de tres caídas. El principio era sencillo. La razón era lógica. La lucha era el medio.

Thunder intentó convencerse de forma beligerante que la presencia de las mujeres en un ring iba más allá de poner un cartelón sobre la cabeza o una agarrada de nalga en la orilla del ring. Trato (con éxito debo advertirlo) de separarse de esa condición de Diva y enfundarse en esa piel de guerrera azteca sobre un encordado que deseaba tanto su presencia como su corazón.

Su presencia en el ring fue tan importante; tan apabullante en la primeras luchas en Estados Unidos, que de inmediato su destino cambió, siendo la Tierra del Sol Naciente su destino, donde conoció a profundidad una disciplina tan importante como básica, donde su éxito se basó en un personaje tan colorido como nuestra cultura; tan enigmático como nuestras creencias y tan genial como nuestra picardía; simplemente, se convirtió en la Guerrera con cara de Catrina, en la Guerrera con cara de México.

Su fuerza es impresionante. Al verla hablar, expresarse, gozar cada una de las palabras que salen de su boca es inspirador. Esta pequeña errante que llego a corta edad a una tierra desconocida, habla de cómo su crecimiento como luchadora vino de la mano de una revolución de personalidad, donde aún, hasta este momento, no sabe dónde empieza Thunder Rosa y comienza ese personal que la ha acompañado durante toda la vida.

Una mochila al hombro; con los sueños bien plantados en el horizonte, me platica sobre todos los mitos que existen alrededor de las luchas amateur en los Estados Unidos. La parafernalia que todos vemos en luchas como TNA, WWE o el mismo Ring of Honor dista mucho de la realidad de cientos de luchadores amateur que se juegan literalmente la vida en pequeños circuitos mal pagados y con algunas condiciones en ocasiones sexistas y denigrantes. Su molestia es evidente. Thunder Rosa es así. El poder de su palabra es tan fuerte como sus golpes en el ring. Molesta habla sobre como la barrera del sexismo y el acoso sexual no cesa en un país donde se entiende que la “superioridad” cultural es un factor de desenfado ante tales temas.

11825109_1793598210866682_6717996425914523730_nConocí a una luchadora sin precedentes. Tuve ganas de contar su historia, no solo por el poder de su presencia en los circuitos independientes; sino porqué la fuerza de una mujer mexicana en el extranjero sonaba con bombo y platillo, siendo, una inspiración impresionante para muchas personas, muy a su estilo.

Pero fuera del personaje es la mujer, la esposa, la amiga, ese ser que sufre a pesar de su coraza de sonrisas y gritos al por mayor. Esa mujer que busca saciar en el ring esa fragilidad tan hermosa como sublime que combate (a dos de tres caídas) con la cotidianidad de su persona. Ella es una mujer más tratando de sobrevivir en medio de un mundo que le pide exigirse hasta el límite, para demostrarse, más allá de lo establecido de qué se encuentra hecha.

Hablar del México actual era una pregunta obligada. Su rostro se achica. Sus ojos se remontan a aquellos recuerdos de un México en paz; un México sin tantas preocupaciones. Su rostro es claro, sus dudas son precisas; pero aun así ama su tierra y pretende volver a ella haciendo lo que en este momento sabe hacer.

La experiencia inolvidable de conocer a una persona fuera de las marquesinas fue categórica y conocer como es la vida de la lucha libre más allá de las transmisiones de la WWE fue más revelador aun. El amor al arte como decimos en nuestro país es lo que paradójicamente sostiene a muchos luchadores amateurs tanto dentro en Estados Unidos como en México, donde el cuadrilátero les brinda la oportunidad de escapar de esa realidad y soñar en el héroe que son por dos o tres caídas.

Thunder Rosa inspira. Thunder Rosa combate. Thunder Rosa es simplemente una mujer demostrando que no existe ring pequeño ni llave complicada que pueda con el corazón. La lucha libre amateur se encuentra completamente abandonada por todos los que nos dedicamos a escribir crónica; la lucha libre amateur ha creado estrellas tan importantes en nuestro país y en el mundo entero que merece ser escuchada, porqué ahí, en ese ring sin coloridos focos y enormes juegos pirotécnicos, los sueños y la pasión son el único pago para el dolor.

Sonriendo y bromeando con ella le pregunto:

¿Thunder Rosa se ve caminando en un Wrestlemania?

Su rostro cambia. Su sonrisa, así, tan grande como siempre se imagina ese momento donde ante miles de espectadores su nombre es coreado al por mayor; sin embargo, su respuesta es más satisfactoria aún.

Mmmm…No lo sé -dice titubeante entre sonrisas – Thunder Rosa se ve ahí, sobre el ring, inspirando a más y más personas a luchar por sus sueños, creo que me veo más ahí…

Cuando te vas de tu tierra para triunfar, jamás piensas en los pedazos de ti que se quedaron en el camino, y que son suficientes semillas suficientes para nuevos sueños, y quien sabe, probablemente, allá, muy lejos de todo, existe una nueva Thunder Rosa, una mexicana que ilumina el cielo americano con el poder de México en su corazón.

Hasta la próxima.

Comentarios
Edel López
Escritor. Columnista. Apasionado del cine, el fútbol, la lectura, los videojuegos y la lucha libre. Director de Permanencias Voluntarias. Locutor del programa de radio "Sin daños a terceros"

Escritor. Columnista. Apasionado del cine, el fútbol, la lectura, los videojuegos y la lucha libre. Director de Permanencias Voluntarias. Locutor del programa de radio "Sin daños a terceros"

Tal vez te gustaría leer