Volver a Empezar


Este artículo se lee en: 3 minutos

Si algo he aprendido en estos años es que la vida es un constante volver a empezar. Cuando era niño se me quedó grabada en la mente una frase que mi abuelo usaba con recurrencia para justificar el mal paso de su equipo, el Guadalajara: “La pelota es redonda, ahora nos toca estar abajo pero mañana estaremos arriba”. Si bien la frase sale del contexto futbolero bien se puede aplicar para la vida misma, que un día te puede dar las mejores sorpresas y al siguiente puede hacer que te lluevan piedras del cielo.

Cuando estás arriba de la pelota todo marcha a la perfección, las filas del supermercado y de banco son rápidas, no te dicen “en la otra caja le cobran” cuando vas al Oxxo, nunca llueve cuando lavas el auto; en fin, todo camina como un reloj suizo, y no es hasta que te encuentras debajo de la pelota cuando te das cuenta que más que suizo lo que teníamos era un reloj chino de tianguis. Es cuando estás debajo de la pelota cuando todo parece conspirar para que cada cosa que hagas esté destinada a salir mal y lo único que deseas es haberte quedado en casa debajo de cuarenta cobijas.

Y es en estos momentos cuando algo tienes que hacer, cuando lo mejor de ti tiene que salir. Hay quien llama a esto “cerrar ciclos” o “dar vuelta a la página” o “iniciar una nueva temporada”, llámenlo como quieran, hay millones de canciones que hablan de esto y unos cientos de películas que tratan sobre como volverá un nuevo amanecer y saldrá el sol y siempre después de la tormenta viene la calma y después del invierno viene la primavera y todo florecerá, etc.

Es en esos ciclos cuando hay que cambiar de fondo los problemas porque si las cosas no andan bien generalmente tienen una causa y casi siempre está en nuestras narices aunque nosotros no queramos verlo. Si algo me queda claro es que de estos altibajos se compone la vida en sí, no por nada existe el dicho de “todo lo que sube tiene que bajar” porque ni todo el tiempo se puede estar feliz ni todo el tiempo se puede vivir como un miserable. Obviamente dentro de estos ciclos o capítulos hay unos que son más fáciles de superar que otros, porque no es lo mismo decidir que es momento de cambiar tu corte de cabello o tu manera de vestir a cuando pasas por una ruptura sentimental o pierdes a tu mascota de toda la vida o ni qué decir, si pierdes a un ser querido.

Me queda claro que esto del volver a empezar, pese a las mil frases hechas que puedas leer (en Facebook hay millones que ayudan mucho pero nunca te dicen por dónde carajos empezar) lo primero que tienes que hacer es algo muy sencillo pero no por eso menos complicado: ser sincero.

Y no con el vecino ni con tu mamá sino contigo mismo, porque es en esos momentos jodidos cuando tú mismo tienes que darte cuenta qué es lo que está mal y qué se debe de cambiar. Es un proceso muy cabrón de aceptarte tal cual eres, con tus defectos porque las virtudes solo te hinchan como pavorreal, de tragarte tu orgullo y darte cuenta que el mundo no es una basura y no todos los que viven en él deberían morirse al demonio porque finalmente quien la está pasando mal eres tú.

Es curioso pero cuando pasas por ese tipo de revelaciones a veces te gustaría que todos estuvieran en la misma frecuencia que tú, pero al igual que al comienzo, es un proceso que tienes que comenzar solo y sólo contigo puedes compartir. Finalmente creo que la vida es muy hija de la chingada, que te educa a golpes pero que entre más duro esté el chingadazo más dulce se siente la victoria de haberte levantado para el round siguiente.

No solo tenemos que disfrutar cuando estamos en la parte de arriba de la pelota, hay que aprender a quererla y a tenerla la mayor cantidad de veces posibles, porque con el tiempo te vas dando cuenta que el juego no se trata de estar arriba o abajo de la pelota, se trata de que la pelota siga rodando.

– Willi López 

Comentarios
lo que pensamos
Lo que pensamos es un proyecto que inicia con un grupo de amigas, sus ganas de escribir y mostrar al mundo lo que tienen en el borrador.

Te invitamos a leer el perfil de las colaboradoras, que estarán escribiendo *cada semana*, a menos que un grupo de alienígenas ancestrales las secuestren y les impidan contarles sus aventuras hasta que regresen.

@_loquepensamos

Lo que pensamos es un proyecto que inicia con un grupo de amigas, sus ganas de escribir y mostrar al mundo lo que tienen en el borrador. Te invitamos a leer el perfil de las colaboradoras, que estarán escribiendo *cada semana*, a menos que un grupo de alienígenas ancestrales las secuestren y les impidan contarles sus aventuras hasta que regresen. @_loquepensamos

Tal vez te gustaría leer