Yo quiero ser como Javier


Este artículo se lee en: 2 minutos

Con sus ojos miel tan grandes, sus pestañas largas y chinas, que en un parpadeo te congelan… No te preocupes, cuando te sonría comenzarás a derretirte.

Yo quiero ser así, tan seguro de sí, tan único, con esa voz que tranquiliza, la parsimonia que lo hace pensar estratégicamente cada movimiento. Cada palabra que sale de su boca está más que pensada. Él sabe tomarse su tiempo, para conquistarte, para seducirte, para hacerte suya.

Puedes pensar ¡ese es el típico mujeriego! pero es que no conoces a Javier, él te dedica el tiempo necesario, no responde más llamadas ni mensajes, él llega a tu encuentro y hasta su despedida sólo existes tú en su universo.

Te escucha, te aconseja, te hace reír, te platica, te comparte y después, te hace sentir la mujer más deseada, alimentando tu ego, regando tus deseos, abrazando a tu fiera interior, él comienza por tomarte con la delicadeza de un florista experto, te desnuda como el pintor que comienza una deseada obra en un lienzo único. Te estudia con sus dedos; se desliza hasta encontrar los puntos más secretos, esos que te hacen vibrar.

Y no se conforma con lo que le expresan tus movimientos, te pregunta si estás bien, si te gusta, si puede continuar. En su sexo, encontrarás placer y créeme… Javier no descansará hasta dejarte satisfecha. El te degusta tan lenta y suavemente que comenzarás a sentirte deleitada, perdiéndote en los placeres de su tacto, de sus labios, de su lengua.

Javier reafirma tu belleza interior, te hace explotar y descubrir que eres maravillosa, que eres una reina, una diosa invaluable y adorada.

Jamás te tomará a la fuerza, al contrario, puede sólo recostarse a tu lado y abrazarte toda la noche sin pedir más. Puede dormir contigo respirando muy cerca de ti, incluso, puedes llorar entre sus marcados brazos quejándote de lo duro que ha sido tu día, él estará ahí para consolarte, para apapacharte hasta que te duermas y así, estarás protegida bajo su manto varonil; en sus piernas firmes, puedes enredarte y dejarte llevar a otras dimensiones hasta que recibas un beso de buenos días y esa maravillosa sonrisa al amanecer.

A él le gusta que le acaricies la espalda, ese trapecio liso y suave que cae hasta una curva monumental que define su hermoso derrieré, le gusta que le des un masaje y que lo hagas reír, disfruta que no lo presiones y que le brindes la libertad que él también te da. La verdad es que no pide demasiado y al contrario te da lo mejor que tiene consigo.

He llegado a pensar que es tan maravilloso que por eso no puede ser un secreto, debe brindar esa felicidad que yo siento, a todas las mujeres que se crucen por su mirada. Por eso quiero ser así; amar con tanta pasión a aquellos que me deseen, hacerlos sentir extasiados de placer, satisfechos de mi, de él, de Javier.

Comentarios
Zava
I little bit of drama a lot of love to give, advertising lady, writer and pet lover, enjoying life since 1983.
Etiquetas:

I little bit of drama a lot of love to give, advertising lady, writer and pet lover, enjoying life since 1983.